En primer lugar, debemos aclarar qué son exactamente los productos químicos: un conjunto de compuestos químicos destinados a cumplir una función y también toda sustancia -sola o en forma de mezcla o preparación- ya sea fabricada u obtenida de la naturaleza donde pueden mencionarse por ejemplo, los plaguicidas y productos de la industria química. En este ítem podemos encontrar también los gases comprimidos, líquidos inflamables, sólidos inflamables, tóxicos, corrosivos y sustancias y objetos peligrosos varios.

Es importante comprender que una formulación plaguicida extremadamente peligrosa es es todo producto químico formulado para su uso como plaguicida que produzca efectos graves para la salud o el medio ambiente observables en un período de tiempo corto, tras exposición simple o múltiple, en sus condiciones de uso.

¿Si son tan peligrosos para qué se necesitan entonces? En la actualidad, la utilización de productos
químicos se ha extendido a prácticamente todas las áreas de la industria, de modo que existen ciertos riesgos en numerosos lugares de trabajo. Son muchas las sustancias químicas que se utilizan en grandes cantidades y cada año se introducen nuevos productos en el mercado. Por tales razones, es fundamental contar con un enfoque de  seguridad en la utilización y almacenamiento de productos químicos.

Hablar de almacenamiento de productos químicos implica también una serie de protocolos que se deben llevar a cabo para que su manejo no signifique un riesgo en sí mismo, ni tampoco cuando esté en contacto con otros productos en la eventualidad de que produzcan reacciones de peligro para la población en general.

El incorrecto almacenamiento de productos químicos  en una fábrica, un laboratorio o en un taller puede dar origen a accidentes que afecten a la salud de las personas y también al medio ambiente. Para evitar estos problemas, en el almacenamiento de los productos químicos es necesario tener en cuenta diversas consideraciones y medidas de seguridad.

A nivel gubernamental, el almacenamiento de productos químicos también es motivo de preocupación y es por ello que cada país cuenta con diversas normativas que surgen como una necesidad de regular las condiciones básicas de seguridad en que deben mantenerse resguardadas las sustancias o productos peligrosos. De acuerdo al decreto chileno por ejemplo, el almacenamiento de productos químicos debe realizarse en edificios cerrados con muros o paredes sólidas, resistentes a la acción del agua, incombustibles, con techo liviano y piso sólido y resistente, liso, lavable e impermeable, entre otras características.

En materia privada, la tendencia del mercado indica que externalizar el servicio logístico de sustancias peligrosas acarrea importantes ventajas económicas y de seguridad para las empresas, sobre todo considerando que cada día es necesaria la existencia de más y más bodegas especializadas en el almacenamiento de productos químicos.

Optar por un correcto almacenamiento de los productos químicos implica elegir a una empresa que cuente con altos estándares de calidad y seguridad, años de experiencia que permitan avalar su expertise en la materia y por supuesto, pautas de bodegaje que sigan los lineamientos indicados por las autoridades  y cuenten con la mejor tecnología para dicho fin.